Ya tengo el visado ruso!

¡El mas difícil ya esta! De hecho, ha sido mucho mas fácil de lo que me esperaba; evidentemente pagar ayuda… Se suponía que este iba a ser complicado, ya que necesitaba un visado multientrada de negocios, lo que significaba que me tenía que invitar una empresa rusa, pero bastó con pagar por una carta de invitación y tramitar toda la documentación mediante la Central de Visados Rusos, en Barcelona, y ellos se ocuparon de todo el proceso sin ningún problema. ¡En diez días tenía visado! Ahora puedo entrar y salir de Rusia tantas veces como quiera desde julio hasta diciembre.

Ya que me habían devuelto el pasaporte y aun me quedaba una hora antes de ir a trabajar, decidí empezar los trámites para conseguir el visado para Mongolia. El consulado de Mongolia no cae lejos de las oficinas donde recogí el visado ruso, así que cogí la moto y fui para allí.

El consulado está al final de la calle Rocafort, cerca del Paralelo, y el lugar no podría ser mas diferente de la mansión en la Avenida Pearson.

2013-04-23 10.25.20

2013-04-23 10.24.49Un portal oscuro y húmedo en la planta baja de una finca típica del Eixample lleva hasta un patio interior donde hay unas cuantas casas pequeñas entre las que se encuentra el consulado.

2013-04-23 10.24.05

La chica en la oficina era mucho, mucho mas simpática que el personal del consulado ruso, y después de examinar la documentación que llevé, me dijo que no habría problema para emitir un visado de turista, pero que aún era demasiado temprano, ya que no llegaría a la frontera hasta finales de julio o principios de agosto, de modo que me aconsejó que solicitase los demás visados que necesito y que volviese mas tarde.

¡A por el visado de Kazakstán pues!

Anuncios

Cubrecárter AdventureMotoStuff

Hoy he recibido mi cubrecárter! Había mirado muchos modelos (ver lista) pero al final el único que me conveció fué éste fabricado en EUA por Adventure MotoStuff.

2013-04-18 11.38.04

Todas las otras opciones tenían algún inconveniente: eran demasado estrechos en la parte superior y dejaban sin protección parte del radiador de aceite; necesitaban reposicionar el radiador de aceite en un sitio mas alto; tenían tornillos expuestos en la parte inferior; tenían aperturas de acceso en la parte inferior (práctico para hacer el mantenimiento, pero deja algunas partes más expuestas); estaban construidos con distintas partes atornilladas o soldadas juntas, algunas de ellas demasiado finas; etc.

El modelo de  Adventure MotoStuff está construido a partir de una sola pieza de metal sólida y gruesa, cubre el radiador de aceite, se puede fijar a las defensas Hepco & Becker que ya tengo y tiene la parte inferior limpia, sin tornillos ni tuercas que sobresalgan. La abrazadera para montarlo también tiene un aspecto muy sólido.

2013-04-18 11.38.262013-04-18 11.39.21

Ha tardado alrededor de una semana y media en llegar, y mi única queja es que he tenido que pagar el IVA de importación, algo que nunca había tenido que hacer hasta ahora con otras cosas que había comprado online. Imagino que esta vez he tenido mala suerte y han parado el paquete en la aduana.

El servicio de atención al cliente de Adventure MotoStuff ha sido muy atento, les envié un correo con algunas preguntas y respondieron rápidamente y con respuestas útiles.

Visado ruso y el consulado ruso

He leído mucho sobre la burocracia rusa en todos los foros de viajes de aventura que he visitado, así que cuando empecé a buscar información sobre el tipo de visado que necesitaré para entrar varias veces en Rusia en moto, sin fechas exactas, de entrada ni salida, reservas de hotel, ni cartas de invitación, ya me esperaba cierto grado de dificultad.

Tras haber leído sobre los distintos tipos de visados y empresas que se dedican a hacer todos los trámites, decidí hacerlo por mi cuenta para ahorrarme unos cuantos euros, así que fui al consulado de Rusia en Barcelona.

Como se puede esperar de un país así, el consulado no es una oficina en el segundo piso de un bloque en el centro, sino una imponente mansión en la parte alta de la ciudad. Su página web advierte claramente de que es imposible visitarla sin una cita previa, así que me conecté e introduje toda la información necesaria para concertar una. Resultó que el sistema es tan inflexible como Rusia, y la única opción disponible en el listado de razones para visitar el consulado es “visados”. Imagino que hay que ser alguien importante y conocer a las personas adecuadas para poder visitar el consulado por otras razones. Conseguí hora para un jueves por la mañana y cuando llegó el día, fui hacia allí con la esperanza de conseguir información sobre tipo de visado que necesitaba exactamente para este tipo de viaje y si la persona que me atendía era simpática, quizás también información sobre pasos fronterizos, estado de las carreteras, etc. ¡Nada más lejos de la realidad!

La entrada al patio delantero del edificio consistía en una jaula con dos puertas, con cámaras de seguridad, un interfono y un guardia de seguridad corpulento. El guardia estaba dejando salir a alguien y rápidamente cerró la puerta detrás suyo cuando me vió acercarme. Cuando llegué a la primera puerta barboteó algo en ruso y le dije que tenía hora (en español, naturalmente, mi ruso es inexistente y si está destinado al consulado en Barcelona, doy por hecho que entiende el idioma local…) a lo que respondió “¿nombre?” Le di mi nombre y DNI y comprobó una lista impresa que llevaba en una carpeta. Asintió y presionó un botón que me dejó entrar por la primera puerta hacia dentro de la jaula. Tuve que esperar a que se cerrase la primera puerta y entonces alguien abrió la segunda puerta desde algún otro lugar. El guarda señaló la entrada principal de la mansión y dijo “izquierda”.

El arco de la entrada daba a un recibidor amplio, donde había gente sentada, aparentemente esperando que les llamasen. La puerta que llevaba del recibidor al interior del edificio estaba abierta y ví fugazmente gente sentada en escritorios y hombres de traje yendo y viniendo. Me estaba preguntando si ellos también habrían tenido que pedir cita a través de la página web y cómo se las habrían apañado para que el menú les diese alguna otra opción aparte de “visados” cuando la voz del guarda de seguridad diciendo “izquierda” otra vez me devolvió a la realidad. Estaba detrás mío, señalando una puerta más pequeña a la izquierda del recibidor. Entré y encontré una sala pequeña con un par de mesas para rellenar formularios y una ventanilla a la derecha. Era evidente que el resto de la mansión no era territorio accesible a los meros mortales.

No había nadie haciendo cola en la ventanilla, así que me acerqué. Detrás de un cristal antibalas había un funcionario soviético con pinta de aburrido sellando papeles. Levantó la vista, me vió y me dijo “¿papeles?” Empecé a explicarle mi historia: de viaje en moto, entrando varias veces en el país, sin invitación, bla, bla… y creo que lo desbordó la cantidad de palabras que estaba malgastando; todo el mundo con quien había tenido contacto en el edificio de momento parecía usar solo una palabra cada vez que abrían la boca. Dijo “allí te informarán” y señaló detrás de mí. Me giré esperando encontrar una joven rusa sonriente detrás de un mostrador de información, pero no había nadie mas en la sala. Le miré y señaló de nuevo. Esta vez me dí cuenta que estaba señalando un tablón de anuncios colgado en la pared donde había un póster que anunciaba una empresa llamada Central de Visados Rusos que tramitaba visados. Había visto otras empresas online, y algunas personas me habían recomendado Real Russia, pero quería evitar pagar  una empresa si podía hacer el papeleo yo mismo. Sin embargo, estaba claro que aquello era toda la información que iba a conseguir en el consulado, y las oficinas de la empresa estaban cerca de casa, así que decidí ir y ver si podían aclararme un poco cómo conseguir el visado que necesitaba.

A la salida no había ningún guarda de seguridad, así que fui hasta la primera puerta y pulsé el botón del interfono. Alguien ladró unas pocas palabras en ruso y yo contesté “quiero salir”. La puerta vibró y se abrió y entré en la jaula. Una vez la primera puerta se hubo cerrado, la segunda vibró. La empujé pero no se abría. Esperé que la volvieran a abrir, pero se negaba a moverse. No había nadie en el patio y estaba atrapado entre las puertas. Genial. Pulsé el botón del interfono y pedí otra vez que me dejasen salir. La misma voz gritó algo en ruso y volvió a abrir la puerta, pero no había manera de que se abriese, por mas que empujase con todas mis fuerzas. Empezaba a sentirme un poco idiota atrapado entre las puertas cuando una mujer subió por la calle hasta la puerta, dijo algo en ruso al interfono y la puerta volvió a vibrar. Tiró de ella y la abrió sin ningún esfuerzo desde el exterior, y yo aproveché para escabullirme de tan encantador lugar.

Encontré la joven rusa sonriente que esperaba en la empresa de gestión de visados. Escuchó lo que quería hacer y me explicó que el único visado multientrada para Rusia es el de negocios, el de turismo solo permite entrar al país dos veces en un mes, mientras que uno de negocios permite múltiples entradas en un período de seis meses. Me dijo que no importaba que no fuese allí por motivos laborales, solamente necesitaba una carta de invitación de una empresa rusa para obtener el visado. Cuando le pregunté cómo iba a conseguir una sin contactos, sonrió, me dio un formulario y me dijo “las hacemos nosotros por 50€”.

Empezaba a estar claro que no iba a conseguir llevar a cabo la gestión del visado yo solo, y encima eran la única empresa que el consulado ruso en Barcelona tenía oficialmente aprobada para llevar solicitudes de visados, y aún me quedaba tramitar los de Kazakstán y Mongolia, así que decidí ahorrar tiempo y pagar por el servicio.

2013-04-11 12.07.28

Después de hacerme fotos, contratar un seguro de viaje en una de las compañías de seguros aprobada por el consulado, rellenar una solicitud de carta de invitación y un formulario descargado de su pagina web, asegurarme de que mi pasaporte no caduca en los siguientes seis meses y de que tiene al menos dos paginas en blanco consecutivas, entregué por fin los papeles esta semana, y espero tener un visado multientrada para Rusia para el martes de la semana que viene.

Seguro de viaje

Quedan solo tres meses para el inicio del viaje y esta semana quería empezar a arreglar el tema de los visados, ya que cada uno puede tardar unos diez días y quiero asegurarme de tener todo listo a tiempo.

Decidí empezar con el ruso, el mas difícil, ya que necesito un visado de negocios. Aparentemente, los visados de turismo solo permiten dos entradas al país, y yo necesito tres en un período de tres meses, ya que entraré desde Ucrania, Kazakstán y Mongolia.

Sin embargo, antes de solicitar un visado, necesito contratar un seguro de viaje, ya que todos los consulados exigen un certificado de la aseguradora conforme el solicitante tiene un seguro para la duración de la estancia en su país. Miré precios y coberturas en varias compañías, y al final elegí Europ Assistance porqué el precio era razonable, la cobertura buena, está en la lista de compañías aprobadas por el consulado ruso en Barcelona y finalmente, porque las oficinas están a dos esquinas de casa.

2013-04-09 11.51.51

Ahora que ya tengo el seguro y tres certificados distintos (uno para cada visado), puedo empezar los trámites. Ya he rellenado y descargado la solicitud para el de Rusia, así que si tengo tiempo mañana por la mañana, iré a llevarlo.

Defensas Hepco & Becker

Ayer por la mañana llegó un paquete enorme! Era temprano y aún no me había vestido, así que abrí la puerta en bata, sin afeitar, despeinado y con una taza de café en la mano… Me da que el repartidor no se llevó muy buena impresión.

En cualquier caso, tras abrir la caja y quitar muuuuuuuuchas bolsas de aire de protección, encontré mis defensas nuevas! Tengo las originales de Suzuki (que por cierto siguen a la venta), pero son demasiado bajas y si bien protegen los plásticos del carenado en caso de una caída tonta en asfalto (ya han hecho bien su trabajo un par de veces), me temo que no serán suficiente si se me cae la moto en terrenos mas agrestes, así que quería algo más consistente y que proteja mas arriba que las actuales.

2013-04-09 11.55.07

Las defensas Hepco & Becker tienen un aspecto genial, están hechas de tubo de metal grueso, y con mucha atención al detalle. Inclusio tienen puntos de montaje para instalar faros adicionales, un buen detalle. La única cosa que me preocupa es que sirven para mi modelo y el modelo posterior (a partir de 2011) y en las fotos de las instrucciones la barra que une un lado con otro parece ir montada algo mas baja en mi modelo que en el nuevo – parece que tiene los puntos de anclaje ligeramente mas arriba. Sea como sea, ninguna de las barras en las fotos se parece a la que viene con el juego, y las instrucciones no hacen ninguna distinción entre los dos modelos, así que no debería haber ningún problema. Ya contaré como va el montaje cuando encuentre un momento para instalarlas.

El Consulado de Kazakstán en Barcelona existe!

Hace un mes empecé a reunir información sobre los visados y todo el papeleo necesario y visité los consulados en Barcelona. Necesito visados para Rusia, Kazakstán y Mongolia. Encontré toda la información que necesitaba en los consulados de Rusia y Mongolia (mas información sobre el tema en otro post), pero encontré el consulado de Kazakstán cerrado las tres veces que fui a visitarlo, fuese cual fuese el dia y la hora.

Por surte, hoy ha sido un día muy productivo y he encontrado un número de teléfono de contacto del consulado. He llamado esta mañana y, efectivamente, están en Barcelona, pero solo reciben visitas concertadas previamente. Emiten visados, pero lo hacen a través del consulado de Madrid, y cobran 120€ por el servicio. Si llevo los documentos a Madrid yo mismo solo costaría 35€, así que aprovecharé que mi hermana vive allí y tengo amigos que van y vienen entre Barcelona y Madrid a menudo e intentaré hacerlo por mi cuenta.

Entretanto, he descargado estos formularios con una pinta muy oficial:

2013-04-09 16.00.35

Muelles, pastillas de freno, neumáticos y freno de disco trasero nuevos

Una de las cosas prioritarias en la lista de preparación de la moto para el viaje era mejorar las suspensiones, ya que es uno de los componentes que mas sufrirá debido al peso con el que cargará la moto y al estado de las carreteras por las que viajaré.

Había tenido un accidente nueves meses antes y a resultas del mismo se había doblado la horquilla. Un amigo mío que acababa de abrir un taller consiguió enderezar las barras, y la cosa funcionaba para hacer recorridos por carretera, sin vibraciones ni comportamientos extraños, pero la reparación era evidente y no quería correr el riesgo de poner a prueba una horquilla en semejante estado en las carreteras de Mongolia, así que decidí cambiar las barras, y ya que para ello iba a desmontar toda la suspensión, cambiar también los muelles.

La intención inicial era que me hiciesen todo este trabajo de suspensiones en un taller, pero tuve la suerte de encontrar un par de barras de segunda mano a través del foro de propietarios de España, y pensé que si lo hacía yo mismo me ahorraría mucho dinero, así que me estudié los manuales de taller y un buen tutorial que encontré por internet y me puse manos a la obra.

Compré un juego de muelles progresivos mas duros que los de serie fabricados por  HyperPro a través de Touratech. Incluía los muelles delanteros y el trasero y aceite para horquilla. Un detalle en contra sin embargo era que solo incluía un litro de aceite, y una V-Strom necesita 538 ml de aceite por botella, así que un litro no bastaba y tuve que comprar otro… También compré guardapolvos y retenedores.

2012-12-30 14.22.59

Desmontar la horquilla y sacarla de la moto fue fácil. La apoyé en unos bloques de madera debajo del bloque del motor para mantener la rueda delantera levantada y empecé a desmontar todas las partes necesarias, cosa que fue más sencillo de lo que me esperaba. La rueda delantera sale con aflojar el tornillo que hay al final del brazo derecho de la suspensión y desenroscar el eje/tornillo que la aguanta. Las pinzas de freno están fijadas con cuatro tornillos que salieron sin dificultades y las dejé colgando de los latiguillos de freno, tras lo cual solo quedaba desmontar el resto de piezas que van unidas a las botellas de la suspensión, que incluye los latiguillos de freno, los sensores de velocidad y del ABS y el guardabarros.

Lo primero salió con aflojar unos pocos tornillos, lo segundo requirió un poco mas de trabajo. Es posible sacar el guardabarros delantero de una V-Strom sin quitar la horquilla, pero es difícil y se corre el riesgo de rallarlo o lo que es peor, romperlo. Así que el modo mas sencillo es aflojar uno de los brazos de la suspensión y sacarlo con una mano mientras aguantamos el guardabarros con la otra para evitar que caiga al suelo, y entonces sale con toda facilidad.

IMG_4400

Después de esto saqué el otro brazo y ya estaban listos para ser desmontados y reacondicionados.

Una vez estaban fuera vi que las secuelas del accidente eran notables y me alegré de haber decidido cambiarlas.

2012-12-31 10.06.22

Desenrosqué el conjunto de ajuste de la precarga de la parte superior de ambos brazos, saqué los muelles viejos y vertí el aceite en una bandeja de plástico.

IMG_4392

IMG_4219

A continuación desmonté los guardapolvos con un par de destornilladores pequeños y saqué los anillos que mantienen los retenes en su sitio.

IMG_4214

IMG_4225

Después de esto, lo único que quedaba por hacer era quitar los tornillos que hay en el fondo de las botellas que mantienen los brazos unidos a ellas y evitan que se salgan. Había leído que esta era la parte difícil, pues a veces el brazo puede girar con el tornillo y entonces es necesario introducir una herramienta especial en la botella para aguantar el conjunto (no se pueden poner en una mordaza, pues son de aluminio y por lo tanto fáciles de dañar), pero no tuve problemas y los tornillos salieron sin ofrecer resistencia.

IMG_4224

Ahora los brazos ya estaban listos para sacarlos de las botellas. Solamente se tiene que tirar de ellos con un movimiento fuerte y seco. Previamente ya había desmontado la horquilla de segunda mano, así que ahora solo tenía que sacar los brazos de esta, colocar todos los retenes y volver a montar el conjunto.

IMG_4215

IMG_4227

El otro paso complicado es meter los retenes en su sitio, y una vez mas, se necesita una herramienta especial, pero yo me hice una con un tubo de PVC. Funcionó de maravilla!

IMG_4237

Con todo en su sitio y todos los tornillos bien apretados, llené cada tubo con la cantidad necesaria de aceite para suspensiones, saqué el aire bombeando los tubos a mano, metí los muelles nuevos y volví a montar el conjunto de ajuste de precarga en la parte superior. Ahora ya tenía las barras listas para volver a montarlas en la moto!

IMG_4241

IMG_4243

Sin embargo, ya que había desmontado las pinzas de freno, aproveché la oportunidad para cambiar las pastillas de freno, ya que estaban bastante gastadas y no quería tener que cargar con un juego durante el viaje, así que cambié las pastillas delateras y traseras.

Y como siempre, una cosa lleva a la otra… También tenía que cambiar las ruedas, y buscando una buena oferta por internet me encontré con un compañero del foro de propietarios que había tenido un siniestro con una moto casi nueva y conseguí un par de Michelin Anakee 2 con solo 3.000 km. Como también andaba yo buscando un disco de freno trasero y a él le daba pereza desmontar los neumáticos de las llantas, me incluyó todo el juego en el trato, que fue genial! También le compré la bomba de gasolina, por si las moscas, que no es el tipo de pieza que sea fácil de encontrar en medio de la nada y además son bastante caras. Aún tengo que buscar el momento de montarla y probarla. Ya contaré qué tal cuando lo haga.

IMG_4303

La última cosa que tenía que hacer era cambiar el muelle trasero, pero como mi moto tiene ya bastante kilómetros  quería hacer algo también con el amortiguador. Esta es la pieza que más va a sufrir en un viaje así, de modo que empecé a estudiar opciones. Cambiarlo por uno mejor era tremendamente caro, así que compré un muelle nuevo y encontré un taller que reacondicionaba los amortiguadores por precio mucho más razonable. Ahora está como nuevo y con un muelle más duro. Sin embargo, desmontar el amortiguador y el pomo de ajuste de la precarga de la moto no fue fácil. Para ello hay que desmontar el pomo del mando de precarga, pero el tornillo estaba en muy mal estado y no fue posible, así que tuve que desmontar media moto y empujar, retorcerlo, sudar e insultar para pasarlo por el subchasis trasero.

IMG_4286

Una vez lo hube sacado, pude ponerlo en una superficie de trabajo decente y cambiar ese tornillo. Volver a montarlo todo fue mucho mas fácil.

IMG_4285

IMG_4287

Para entonces la moto ya llevaba mas de una semana parada, y como podréis imaginar, me moría de ganas de salir a probar como iba con los cambios. Tenía que haber una diferencia abismal con neumáticos, suspensión y frenos nuevos! No decepcionó, parce una moto nueva.