¡El hornillo funciona!

Como quizás recordéis del post sobre el fin de semana de prueba, tuve algunos problemas con mi hornillo Coleman, no podía encenderlo y parecía que perdía algo de gasolina, así que ya me veía comiendo frío o aprendiendo a hacer fuego en medio de la nada. Comer en restaurantes o comprar otro hornillo que funcionase con gasolina no eran opciones que contemplase, ya me he gastado todo el presupuesto para preparación que había calculado, y “en medio de la nada” suele significar que hace viento, llueve y estás detrás de un polígono industrial medio abandonado o en un camping familiar rodeado de críos que se preguntan por qué ese tipo vestido de robocop no usa un Camping Gaz como el de papá.

Así que después de dejar el hornillo en casa de mi padre (tiene un taller muy bien montado en el sótano) con la intención de desmontarlo cuando tuviese un momento, me alegró muchísimo que me dijese que funcionaba. .

Resulta que no tenía ningún problema, aparte del hecho que lo compré de segunda mano y no venía con instrucciones (aparte de los pasos básicos escritos en la etiqueta al lado de la advertencia “lea cuidadosamente las instrucciones antes del uso”) y no lo estaba utilizando como debía, le puse demasiada gasolina y no usaba la bomba correctamente. Con todo debidamente preparado, se encendió, la llama duró mucho rato con una pequeña cantidad de gasolina y solo tardó unos minutos en hacer hervir un cazo grande lleno de agua. Maravilloso.

Anuncios

Coleman Feather 442 Dual Fuel

Esta mañana ha llegado esta maravilla, directa de una tienda de excedentes del ejército británico.

Stove

Mi intención es viajar lo mas barato posible, así que en Europa me quedaré en cámpings y una vez llegue a zonas mas baratas, en hostales de vez en cuando y en tienda en acampada libre. Voy a cocinar al aire libre a menudo, así que quería encontrar un fogón que pueda usar gasolina de la moto, ya que imagino que es imposible encontrar bombonas de CampingGaz fuera de Europa y no quiero cargar con el peso y el bulto adicionales de bombonas de gas o una botella de gasolina específica para el fogón. Teninendo en cuenta esto, me puse a estudiar las opciones disponibles.

El Optimus Nova tenía muy buena pinta, ligero y compacto, pero era demasiado caro. Tengo que ser estricto con el presupuesto.

El MSR WhisperLite era otra opción, pero con los mismos inconvenientes: demasiado caro, y no me gusta el tener que llevar la gasolina en una botella separada y tener que conectarla y cebar el quemador cada vez quiera cocinar.

Así que al final me decicí por Coleman. Tienen una reputación excelente en cuanto a fiabilidad y duración: el ejército los usa y hay gente que tiene un fogón de estos desde hace decadas; además, la gasolina va en un depósito que forma parte del fogón y lleva la bomba integrada. Las críticas son muy positivas, y me gusta que sea tan compacto y aparentemente fácil de usar, así que me dediqué a buscar una buena oferta y al final encontré este (de segunda mano) en una tienda de excedentes del ejército. Tiene muy buena pinta, usado pero en buen estado. Lo probaré en cuanto pueda y ya conteré qué tal.