Nada es impermeable…

Día 41 – Domingo 4 de agosto – De Narvik a 10km al este de Mo i Rana (445km)

…si llueve lo suficiente. El sonido de la lluvia me despertó esta mañana, al mismo tiempo que Alf bajaba de su habitación y los dos nos dábamos cuenta de que teníamos un poco de resaca. La copa de vino se había convertido en un par de botellas que nos terminamos con Bjorn mientras disfrutábamos de lo que dijeron que era una noche inusualmente cálida en la terraza. Para aprovechar al máximo el buen tiempo, Alf puso en marcha la barbacoa y comimos carne a la brasa a medianoche, que estaba deliciosa. Luego el vino dio paso a licor destilado en casa, lo que llaman moonshine, y a eso de la 1, mientras empezaba ya a hacerse de día otra vez, empezó a chispear un poco, así que trasladamos la fiesta al interior hasta las 5 am. Lo pasé genial con Alf y Bjorn, y descubrí nueva música.

Alf me ofreció quedarme un día más, y estuve muy tentado de hacerlo, ya que llovía bastante esa mañana y no tenía muchas ganas de hacer otra jornada larga bajo la lluvia, pues significaría tener que pagar por algún tipo de alojamiento al final de día para secar el equipo antes de continuar y los precios eran demasiado altos. Comprobamos la previsión del tiempo y parecía que la lluvia no iba a durar, se supone que el sol iba a salir por la tarde y no iba a llover en Mo i Rana, 400km al sur, así que decidí esperar un rato y luego irme. Miramos un par de capítulos de una comedia que no conocía, Better Off Ted, que me gustó mucho. Cuando vuelva a casa la bajaré. (No bajéis cosas niños, es ilegal, comprad los DVDs)

A mediodía cargué la moto y me puse en camino bajo la lluvia, con la esperanza de que pararía pronto. 80km más al sur, seguía lloviendo con fuerza, e imaginé la escena en las oficinas del servicio meteorológico esa mañana: dos meteorólogos sentados delante de un ordenador, preparando la previsión del día, y uno le pregunta al otro “¿qué tiempo crees que va a hacer?” y el otro contesta “no tengo ni la más remota idea”, así que el primer dice “bueno, pues pondré el símbolo de sol-nube-lluvia, así seguro que uno de los tres es correcto”.

Así que cuando llegué al primer ferry de mi viaje por Noruega me pregunté cuánto tiempo iba a tener que esperar bajo la lluvia para que apareciese el ferry. Me alegré mucho de verlo venir nada más pararme en la rampa detrás de los únicos dos coches que estaban haciendo cola, y pensé que no tardaríamos mucho. Efectivamente, amarró, los coches desembarcaron y se nos acercó un chaval con un terminal de tarjetas de crédito en la mano para cobrarnos la travesía. Eran casi 8€, pero no había alternativa, la carretera terminaba allí. Mientras se iba hacia otros dos coches más que habían aparecido entretanto, me puse otra vez los guantes, preparado para embarcar, pero para mi desesperación, allí no se movía nadie. Parecía que el ferry iba a esperar a que hubiese suficientes coches para llenarlo antes de zarpar, y con el poco tráfico de  esa mañana, tuve que esperar media hora en la lluvia. Genial

Finalmente nos permitieron subir a bordo, y aparqué la moto casi delante del todo. Por razones de seguridad, no se permitía a los pasajeros quedarse en la cubierta para coches durante la travesía, así que bajé a la cubierta inferior, donde había un salón con mesas y bancos, esperando que el mar no estuviese demasiado agitado, ya que no me hacía nada de gracia la idea de que la moto se volviese a caer, especialmente contra la cubierta de metal. Entré en la cubierta para pasajeros con el traje chorreando de agua y la gente mirándome raro, busqué un rincón tranquilo enfrente de una abuela haciendo ganchillo y aproveché que estaba en un sitio cubierto y caliente para comer. Justo cuando acababa de recoger la comida, la gente se empezó a levantar y volver a los coches, ya estábamos en el otro lado del fjord. Subí, me puse el casco y los guantes mojados y desembarqué. Me sorprendió ver que el tiempo había mejorada en los 20 minutos que duró la travesía, aún estaba nublado pero ya no llovía. El traje estaba empapado, pero la capa impermeable estaba haciendo bien su trabajo y yo estaba seco y cómodo, pero lo mismo no podía decirse de los guantes. Se supone que eran impermables, pero en menos de una hora el agua ya los había traspasado. Puse los puños calefactados a tope para mantener las manos calientes y esperé que el sol saliese pronto.

IMG_0391

No lo hizo hasta que prácticamente había terminado la jornada, pasado Mo i Rana y cerca de la frontera sueca, donde paré a pasar la noche. Solo paré una vez a poner gasolina y otra en el punto en el que salía del círculo polar Ártico, donde había un monumento y una tienda de souvenirs. Estuve a punto de comprar una pulsera, pero la calidad de la impresión era pésima y el precio ridículamente caro, así que solo hice unas cuantas fotos, hablé con un chico que se dirigía al norte desde Alemania con una Harley y seguí mi camino.

IMG_0399

Había visto en el mapa que la frontera con Suecia estaba a unos pocos kilómetros de Mo i Rana, así que decidí cruzar y quizá buscar un camping en vez de acampar por libre, ya uqe los precios tenían que ser por fuerza más razonables que en Noruega, donde tenías que pagar como mínimo 20€ solo para plantar la tienda, y encima pagar la conexión a internet aparte… Al final sin embargo salió el sol y las nubes desaparecieron por completo, y la zona cerca de la frontera era preciosa, así que decidí buscasr un buen lugar y acampar. Encontré un área de picnic un poco apartada de la carretera, al lado de un estanco, y pasé allí la noche.

IMG_0408

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s