Camioneros polacos

Día 53 – Viernes 16 de agosto – De Vilnius a Varsovia (477km)

Quizá fue porque el viajar empezaba a pasar factura a mi espalda, pero hoy fue uno de los peores días hasta el momento, y objetivamente no debería haberlo sido. El día comenzó muy bien, no llovía, las temperaturas habían subido y el sol brillaba. La carretera que salía de Lituania y llevaba hacia Polonia nos llevó a través de bosques profundos, así que el paisaje era genial y la carretera en sí estaba en excelentes condiciones, pero en el momento en que entramos en Polonia, el día empeoró rápidamente. El paisaje seguía siendo genial, y la carretera buena, el problema es que yo no la llamaría carretera, era más bien un patio de maniobras para camiones de 400km de largo. Nunca había visto tantos camiones en la carretera, ni siquiera en Rusia, parecía que el 90% de la población polaca fuesen camioneros, y estar atrapado detrás de ellos era horrible. Era la misma historia en el carril contrario, así que no podía adelantarlos, y estar encerrado entre ellos, con la atención puesta en mantener la distancia de seguridad, suponía no disfrutar para nada de paisaje, mientras se arrastraban por la carretera a un ritmo letárgico, escupiendo humo negro en mi cara, y lo peor de todo es que un camión tiene peor aerodinámica que un ladrillo, así que tenía que sufrir el ser sacudido de un lado a otro en las turbulencias que generaban.

El trayecto hasta Varsovia fue horrible, así que me alegré mucho de ver que no había nada de tráfico y fue muy fácil llegar al hostal a pesar del tamaño de la ciudad. Había sido un día muy largo y para cuando habíamos descargado las cosas y nos habíamos dado una ducha, empezaba a hacerse oscuro, con lo que no tuvimos mucho tiempo para ver la ciudad, y debo decir que es una pena.

IMG_0700

Era otra ciudad de la que no nos esperábamos demasiado, ya que cualquier Polaco con quien hablase recomendaba visitar Cracovia y saltarse Varsovia, pero mientras que quizá no tenía el encanto del casco antiguo de otras ciudades, era un sitio con mucha vida, con mucho que ofrecer, y me supo mal no tener un par de días para descubrir algunos de los bares y restaurantes de la zona donde estaba situado el hostal.

IMG_0702

El hostal en sí era un sitio muy agradable y cuando llegamos después de haber disfrutado una cena a base de comida tradicional Polaca nos encontramos con la chica del turno de noche de recepción fumando en la entrada; nos preguntó si éramos los que estábamos viajando en moto (estaba aparcada justo en la puerta) y nos dijo que había estado mirando las pegatinas de los países. Estuvimos charlando un rato con ella y comentó que era genial que hubiese parejas con las ganas de aventura de hacer un viaje así.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s