El hombre de ultima hora

“Si no fuese por la última hora, no se haría nada en este mundo” decía un cartel que un amigo mío tenía en su despacho. Y no hay nada más cierto. Yo soy, sin duda alguna, el hombre de ultima hora. Falta menos de una semana para salir y a principios de semana aún no tenía el permiso de conducir internacional, la carta verde de la aseguradora ni la tarjeta de la ITV de la moto.

Por suerte, conseguí tener todos los papeles para el martes por la mañana, y hoy he estado de compras de ultima hora: aceite, lubricante para la cadena, bombillas y fusibles y una cadena larga para atar la moto a un árbol o farola cuando la aparque en lugares comprometidos.

Este fin de semana será un poco estresante: tengo que concretar que una amiga se ocupe de mi coche mientras esté fuera, vaciar mi habitación porqué estoy intentando alquilarla mientras estoy fuera, dedicar tiempo a la gente más cercana, fiesta de despedida, exámenes finales en la escuela…

Finalmente ahora empiezo a darme cuenta de que realmente me voy, pero curiosamente, sigo muy tranquilo.

Anuncios

3 pensamientos en “El hombre de ultima hora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s