Cambio de planes

Día 4 – Sábado 3 de agosto – Bishkek (0km)

A media mañana ya estaba claro que no había mucho que hacer al respecto del tema del visado de Marc; había contactado con la embajada española más cercana, que está en Astaná, Kazakhstan, a ni más ni menos que 1640km de Bishkek. Estaba dispuesto a coger un vuelo de ida y vuelt ahasta allí si le podían conseguir un pasaporte nuevo, pero el funcionario de la embajada al otro lado del teléfono se limitó a meterle bronca por haber salido de España sin comprobar la fecha de caducidad del pasaporte y le dijo que uno nuevo tendría que emitirse en España y enviarse a Astaná, lo que llevaría como mínimo 12 días, y que lo único urgente que podían hacer era dar un salvoconducto en caso de emergencia pero dejó claro que a) esto no era una emergencia y b) ese documento solo era válido para poder permitir el regreso a España.

Con todas las opciones (legales) agotadas, decidimos que lo único que podíamos hacer era modificar la ruta para pasar el mayor tiempo posible recorriendo juntos Kyrgyzstan y luego y iría hacia la Pamir por mi cuenta. El plan original era ver primero parte de Kyrgyzstan, luego hacer las montañas Pamir en Tajikistan, ir a Uzbekistan a ver Samarcanda y Bukhara, volver a Tajikistan a hacer otra ruta distinta en las montañas Pamir y visitar el resto de Kyrgyzstan.

En lugar de ello, haríamos todo Kyrgyzstan al principio y luego nos separaríamos: yo iría a Tajikistan y, empezando en el lago Karakul, haría el valle de Wakhan en la frontera con Afganistán en dirección sur, luego iría hacia el norte por el valle de Bartang de vuelta al lago Karakul como estaba previsto y en vez de volver a Kyrgyzstan iría otra vez hacia el sur, esta vez en lo que es propiamente la carretera trans Pamir, la M41. Después de eso, iría hacia Uzbekistan a encontrarme con Marc en Samarcanda, ya que podría entra en Uzbekistán, donde no hace falta visado. De allí, volveríamos a Kyrgyzstan a través del valle de Fergana en el norte del país.

Iba a pasar unos 9 o 10 días sin Marc, pero es no quería decir necesariamente que estaría solo: habíamos conocido un británico en el hotel que iba a hacer la misma ruta en espiral que yo en Tajikistan, pero necesitaba unos días más en el hotel para recuperarse de una herida en el pie, lo que significaba que seguramente podríamos encontrarnos al cabo de 12 días en Sary-Tash, cerca de la frontera, e ir juntos desde allí, cosa que eran excelentes noticias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s