Las capillas de carretera en Grecia

Nunca había estado a punto de tener un accidente en tantas ocasiones como en las carreteras de Grecia. Como cuento en la historia de mi viaje por los Balcanes, los conductores griegos son un compendio de todos los tipos de mal comportamiento en la carretera: no son conscientes de su entorno, usan los móviles mientras conducen, se saltan stops, ignoran las prioridades… y lo peor, son incompetentes al volante. Aceleran a fondo en las rectas pero son incapaces de trazar una curva a un ritmo decente, no parecen muy duchos a la hora de juzgar velocidad y distancia con precisión y les importan un comino los demás usuarios de las vías públicas.

Un testimonio de las consecuencias de todo esto se puede encontrar en todas partes por la red viaria griega. Crucé la frontera desde Bulgaria por un paso pequeño y tomé carreteras regionales en el lado griego, una ruta preciosa que descendía por las faldas de la montaña. Al cabo de poco encontré una pequeña capilla al lado de la carretera,  a la salida de una curva cerrada; parecía una iglesia en miniatura colocada sobre un pilar, y tenía un ramo de flores frescas. Las flores y el lugar donde se encontraba me hicieron pensar que eran un homenaje a una víctima o víctimas de un accidente de carretera, del mismo modo que en otros países la gente deja un ramo atado al poste de una señal o en un guardarraíl.

img_1351

Pero luego, unas pocas curvas más adelante, vi otra. Y otra. Y otra. Algunas eran bastante nuevas y estaban bien cuidadas, otras eran más viejas. Variaban en tamaño y complejidad, algunas eran de piedra, otras de madera o hierro, y todo lo que quedaba de algunas eran unos cachos de metal o madera colgando de un poste. Estaban por todas partes, prácticamente no había una curva o cruce donde no hubieran erigido una, y empecé a ir más lento y con más cuidado, temeroso de que si cada una representaba un accidente, me encontraba en la carretera más mortal del mundo.

Se convirtieron en una constante en mi periplo por las carreteras de Grecia. Más tarde descubrí que se llaman Kandylakia y que no siempre representan una víctima mortal; también se construyen para expresar gratitud por haber sobrevivido o escapado a un accidente, pero incluso si no están siempre asociadas a un final trágico, la enorme cantidad de ellas da fe de los peligros de conducir en ese país.

 

Fuentes:

About.com – Travel in Greece

Hellenic Communication Service

Bob Cromwell – International Travel

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s