El motero blasfemo

Día 6 – Jueves 2 de abril – De Carrapateira a Jerez (459km) – [MAPA]

Sabía que hoy iba a ser un día largo… No había llegado tan lejos como había planeado el día anterior (no me quejo, mi estancia en Carrapateira había sido maravillosa) lo que significaba que tenía un buen trecho por delante para llegar a Jerez a tiempo. Mi novia volaba desde Barcelona el primer día de sus vacaciones (y el día de su cumpleaños, además) y tenía que recogerla en el aeropuerto de Jerez después de haber pasado por el hotel a dejar las maletas y ponerme un poco presentable para recibirla; ya sabéis, ropa de civil, una ducha, afeitarme, quitarme los insectos de la barba…

El plan era pasar la mañana haciendo carreteras interesantes otra vez, visitar el Algarve y luego coger la autopista hacia España y llegar a Jerez lo antes posible.

Primero visité el faro en el Cabo de Sao Vicente. Está en la punta más al suroeste de Portugal, y a pesar de que era especialmente más bonito que cualquier cosa que hubiese visto el día anterior, el sitio mostraba más indicios de turismo de masas que todos los lugares de la costa de donde venía. Había una caseta de perritos calientes en el párquing al lado del faro, y un río constante de autocares vomitando hordas de turistas armados con selfie sticks que corrían a hacerse fotos con la costa tras de sí.

Las siguientes paradas fueron Sagres y Portimao, que eran aún más turísticos: muchos apartamentos, tráfico denso… no estaba disfrutando de esta parte de la ruta, y empezaba a tener dudas de si valdría la pena desviarme aún más de la ruta principal para visitar Albufeira y Faro. Al final, viendo que se me hacía tarde, decidí ceñirme a la ruta del interior, y resultó ser la elección correcta. Para mí el Algarve mostraba su mejor cara aquí. Colinas de rica vegetación, pueblos pequeños, sin tráfico, buenas carreteras… Lo pasé genial, incluyendo una parada en un restaurante de un pueblecito donde encontré la comida más barata de todo el viaje.

Cerca de Tavira la estimación de la hora de llegada que me daba el GPS empezaba a ser demasiado tarde, así que decidí finalmente entrar en la autopista por el resto de la jornada. Hay una línea más o menos recta siguiendo la costa hasta Jerez, pero el parque nacional de Doñana se encuentra en medio, con lo que hay que dar un largo rodeo vía Sevilla.

Tras casi 300 km de puro aburrimiento llegué a Jerez y seguí las indicaciones del GPS hasta el hotel. Eran las siete y media y las calles se encontraban sospechosamente desiertas. Unos minutos más tarde descubrí por qué. El jueves era el primer día de las vacaciones de Semana Santa en el sur de España, y para aquellos que no hayan visitado esta parte del país, se trata de una festividad religiosa que aquí se celebra a lo grande. Hay procesiones a distintas horas del día, especialmente por la tarde y noche, y ahí era donde estaba todo el mundo: en le centro de la ciudad, viendo las procesiones pasar justo por delante de la puerta de mi hotel. Me acerqué tanto como pude hasta la calle donde estaba el hotel, pero obviamente la policía había cerrado el tráfico; intenté convencer al policía de turno de que me dejara aparcar la moto un poco más cerca del hotel, pero había un montón de coches intentando pasar y no tenía tiempo para mí, así que me hizo gestos de que me largase de allí. Lo único que conseguí sacarle fue que las calles iban a estar cortadas durante al menos una hora y media o dos, así que decidí ir al aeropuerto y tomar un café y leer un rato mientras esperaba el avión de Nat. Ha, ha… El aeropuerto de Jerez es minúsculo, y a diferencia del de Barcelona no hay ningún sitio donde dejar la moto sin pagar, así que decidí intentar de nuevo acercarme al hotel, esta vez desde otra calle, con la esperanza de encontrar un policía un poco más comprensivo. Tuve suerte a la segunda intentona, y me dejaron aparcar la moto al otro lado de las barreras policiales para poder llevar las cosas a pie hasta el hotel, hacer el check in y luego meter la moto en algún otro sitio.

Imaginad la escena que siguió: una calle llena de acera a acera de abuelitas pías y respetables ciudadanos de bien enfundados en sus mejores galas, venidos a admirar la procesión en respetuoso silencio. Y de repente, un tío quemado por el sol y que huele a sudado, vestido como de astronauta sucio, con una mochila en un hombro y un casco colgando del otro, un petate impermeable rebozado de insectos aplastados en una mano y una bolsa de viaje en la otra, intentando abrirse paso entre la multitud, apartando abuelitas y chicas en vestidos de noche, que salta en medio de la calle y cruza por delante de la procesión mientras Jesús nuestro bendito redentor avanza solemnemente centímetro a centímetro al sonido de los tambores. Me miraron todos como si fuese el diablo mismo convertido en motorista, seguro que me gané unos cuantos billetes directos al infierno esa tarde…

Infierno o no, con tanto ir y venir e intentar llegar al hotel ya se había hecho la hora de ir al aeropuerto a recoger a Nat, así que no tuve tiempo para ducharme, afeitarme ni cambiarme. Ofendí a unas pocas abuelitas más intentando volver a la moto y me fui al aeropuerto con el cielo ya prácticamente oscuro.

Nat venía directa del trabajo y estaba encantada de estar ya de vacaciones, volvimos al hotel y a esa hora la procesión ya había terminado, así que no solo pudimos acercarnos al hotel, sino que pudimos dejar la moto en su párquing.

Tras una merecida ducha, salimos a la calle en busca de tapas y fino antes de que empezase la siguiente procesión. Iban a durar toda la noche, la última de ellas aún estaba terminando de recoger a la hora que saqué la moto del párquing a la mañana siguiente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s