Lluvia y tapones para los oídos

Día 44 – Miércoles 7 de agosto – de Umeå a Tronboholmen (370km)

He llegado a la conclusión de que sólo llueve cuando decido acampar. Hoy viajé hasta que estaba cansado y luego busqué un camping; hubiese acampado por libre, pero no había tenido tiempo de mirar qué le pasa al hornillo y me apetecía algo caliente para cenar, así que después de menos de 400km paré. Parece que me canso más rápido después de tantos días en la carretera.

Seguí las indicaciones hasta un camping al lado de un lago, el sitio parecía agradable, el precio era razonable y tenían wifi en el bar, así que decidí pasar la noche allí. Planté la tienda y luego fui a darme un baño en el lago, ya que hacía una tarde cálida y soleada. Evidentemente, tras apenas diez minutos en el agua, unas nuves negras aparecieron de la nada, comenzó a tronar y relampaguear y cayó un diluvio. Me retiré a mi tienda y me pasé una hora leyendo hasta que pasó la tormenta. Una vez terminó, me duché y luego, como me apetecía una cerveza fría, fui al bar.

Cuando llegué vi que estaban preparando un pequeño escenario para un concierto y que la entrada al bar desde el camping estaba vallada. Di la vuelta hasta la entrada principal y cuando intenté entrar en el bar me dijeron que tenía que pagar 100 kr por la entrada. Bueno, esa sí que era buena, no iba a gastarme ese dinero y eso significaba que no estaba recibiendo algunos de los servicios por los que había pagado. Me fui a hacer la cena y luego escribí un rato antes de meterme temprano en la tienda, ya que no quería levantarme tarde al día siguiente, pues quería encontrar algún taller para la moto antes de ir hacia el hostal que había reservado.

Estaba en la tienda, mirando una película, cuando escuché algo de ruido fuera. Estaba sólo en la zona de tiendas, apartado de las cabañas y las caravanas, así que esperaba poder descansar tranquilo. Miré fuera y vi horrorizado un autocar descargando chavales con tiendas y guitarras. Para cuando terminé de ver la película, ya tenían una hoguera encendida y estaban cantando, así que parecía que no iba a dormir… Por suerte, había traído tapones para los oídos, así que me los puse y conseguí descansar tranquilo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s