La etapa más larga

Día 27 – Domingo 21 de julio – De Volgograd a Voronezh (783km)

Ivan me había dicho que la carretera hacia Voronezh hacia el norte era muy mala, así que era mejor ir hacia el oeste para encontrar la M4, la autopista que conecta Moscú con la costa. Seguí su consejo y me puse en camino más tarde de lo que quería, pero la compañía era tan agradable que era difícil irse… estuvimos hablando y hablando durante el delicioso desayuno.

Fui hacia el oeste durante unos 350km, con el GPS negándose a darme una ruta hacia Voronezh, así que pensé que lo reprogramaría una vez llegase a la M4. A unos 80 km de allí, sin embargo, se colgó, y no importaba cuantas veces lo intentase reiniciar, se negaba a enseñarme el mapa o aceptar un destino. Paré para ver si lo podía arreglar de alguna forma y ponerme la capa impermeable de la chaqueta, ya que el cielo se estaba volviendo muy oscuro, pero no conseguí que el GPS funcionase. Bastante mosqueado, seguí y se puso a diluviar. Había pensado que no llovería mucho, así que no había puesto la capa impermeable en el pantalón, pero estaba lloviendo fuerte y estaba aún más negro hacia adelante. Además me estaba quedando sin gasolina, así que paré en la primera gasolinera que encontré y me puse la capa. Eran ya las 4 de la tarde, y cuando el pregunté a la mujer allí cuánto faltaba para Voronezh me dijo 700km. Me desanimé de golpe. Era imposible llegar hoy, pero había hecho una reserva en un hostal que Ivan me había recomendado, y ya estaba pagada. Sin GPS y sin saber cómo seria la carretera por delante, pensé que seguiría y pararía en el primer motel que encontrase a pasar la noche. Busqué alojamiento en el GPS y sorpresa, funcionaba. Me dio un hostal en la M4, la carretera que estaba buscando, y no estaba lejos.

Cuando encontré la M4 resulto ser una autovía de dos carriles por lado, no en muy buen estado, pero me permitía viajar más rápido, al menos. Dejó de llover y salió el sol, así que me volví a animar. Pronto vi una señal que decía 440 km a Voronezh. Iba a unos 120-130km/h, así que era factible. Decidí intentar llegar antes del anochecer.

Sin embargo, al cabo de pocos kilómetros, la autovía desapareció y me metí de cabeza en una pesadilla de atascos y obras. No podía creerme que la carretera que llevaba a la capital fuese una carretera de doble sentido miserable que atravesaba todos los pueblos hasta allí. Ya me estaba empezando a arrepentir de haber decidido dar un rodeo para ir por la M4, incluso si la carretera desde Volgogrado era mala, al menos no hubiese tenido tanto tráfico y me hubiese ahorrado casi 400km.

Un rato después, sin embargo, las cosas cambiaron. La autovía volvió a aparecer y el GPS volvió a funcionar milagrosamente. Creo que tenía problemas con la parte de la autovía en construcción. Ahora me daba una estimación de llegada a las 10 de la noche, que no estaba tan mal. Apreté el ritmo y al cabo de un rato vi una moto que se acercaba por detrás. Era una KTM blanca con matrícula rusa, y tras un rato de ir juntos, indicó para parar en una gasolinera. Paré y me acerqué a saludar. El hombre hablaba muy poco inglés, y me dijo como pudo que era de Moscú e iba hacia casa. Le dije que yo también iba hacia allí y que haría noche en Voronezh, así que decidió venir conmigo, ya que no iba a llegar a casa esa noche.

IMG_7205

La carretera era mejor y él iba bastante rápido, metiéndose en el arcén o en el carril contrario cuando había atascos, así que pensé “donde fueres haz lo que vieres, Sancho”, y lo seguí. Llegamos al hostal media hora después, a las nueve y media, y me alegré mucho de poderme dar una ducha y cenar.

IMG_7206

Mientras comíamos me dijo que se iba a las 4 de la madrugada, ya que tenía que trabajar a las 9. Yo me quedaba un día más para ponerme al día con el blog, así que me dio su dirección y me dijo que me iba a alojar en su casa y enseñarme la ciudad. ¡La hospitalidad rusa es increíble! Quedamos que le vería el martes y me fui a la cama temprano.

Anuncios

Un pensamiento en “La etapa más larga

  1. Quina gent tan maca que et trobes! Fa pensar que el món no està tan malament com sembla…
    Que xula la KTM! Nosaltres aquest agost també farem una sortida amb una Adventure, a veure que tal es porta!
    Ja teníem ganes de post!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s